centinelnct

Betlam es una ciudad corrupta, extraña y oscura. Una ciudad que es un imán para los criminales disfrazados, deseosos de convertirse en estrellas mediáticas batiendo el anterior récord de destrucción y muertes.

Una ciudad en la que la mayoría de los policías están a sueldo del crimen organizado cuyos lazos con los políticos de la ciudad están en boca de todos.

Betlam es una especie de versión oscura de Nueva York. En ella, los lujosos rascacielos en los que influyentes y despiadados hombres de negocio dirigen los destinos del mundo comparten escena con los callejones sórdidos en los que acecha la muerte para el que simplemente tenga la mala suerte de pasar por allí comparten día a día su lugar en la ciudad.

Por suerte para ella y sus habitantes, Betlam tiene un protector. Una figura legendaria que desde principios del siglo XX ha luchado contra las fuerzas oscuras que dominan la ciudad, impidiendo que la consumieran por completo. Es el Centinela.

Balanceándose entre los rascacielos o apareciendo súbitamente justo donde se le necesita, el Centinela patrulla la ciudad por la noche, en su hora más oscura, y nada ni nadie ha conseguido detenerle en casi un siglo de existencia. Para la mayoría de los habitantes de Betlam, el Centinela es un espíritu protector, un ser indestructible que mantiene la esperanza de que, al final, todo puede salir bien